Declaración del Director General de la OIT sobre la situación en Israel y el territorio palestino ocupado

El Director General de la OIT emite una declaración sobre la situación en Israel y el territorio palestino ocupado.

Declaración | 27 de octubre de 2023
El Director General de la OIT deplora los ataques sin precedentes de Hamás contra Israel, que se han saldado con la muerte de más de 1 400 personas y el secuestro de al menos 200 civiles de Israel y de otros países. Deplora también la muerte de miles de civiles en Gaza, incluidos miembros del personal de las Naciones Unidas, como consecuencia de la acción militar israelí en respuesta a esos ataques. Expresa su más sentido pésame a las familias de todas las personas afectadas.

El Director General manifiesta su apoyo al llamamiento realizado por el Secretario General de las Naciones Unidas en favor de un alto el fuego inmediato por razones humanitarias y la liberación de los rehenes.

El Director General de la OIT insta a todas las partes a garantizar la protección de todos los trabajadores en Israel y el territorio palestino ocupado que se han visto afectados por esta crisis, incluidos los trabajadores de Gaza que trabajan en Israel, así como de todos los trabajadores sanitarios y de ayuda humanitaria que están prestando una asistencia vital sobre el terreno.

Las hostilidades han causado —y siguen causando— no solo la trágica pérdida de vidas humanas, sino también una pérdida sin precedentes de medios de subsistencia, puestos de trabajo, ingresos, empresas e infraestructuras civiles, con un efecto devastador en los mercados de trabajo de Gaza, la Ribera Occidental e Israel.

La OIT presta actualmente ayuda de emergencia a los trabajadores palestinos que se enfrentan a unas condiciones de vida terribles a causa de esta crisis y está tratando de poner en marcha un programa centrado en la protección social, las competencias, el empleo y la recuperación de las pequeñas empresas.

Resulta especialmente preocupante la situación de los jornaleros gazatíes que trabajan en Israel, que según las estimaciones ascienden a entre 18 000 y 20 000.

La OIT está dispuesta a seguir colaborando con otros organismos de las Naciones Unidas, la comunidad internacional y sus asociados para prestar asistencia y apoyo a las comunidades afectadas, en el marco de su mandato.